be aware.

I’m glad to look at you, in retrospective, and not stopping myself on the way your lips and hands move. I’m ecstatic to the feeling of not finding pleasure in memories, our memories, my memories of “bubbling” cells. I exhilarate at the thought of not admiring you in any way. And I find joy in knowing that if you ever make an appearance, I won’t talk sweet, nor hold my self back. Here’s why: You’re a dumbass, an insensitive, coward, cold-hearted idiot. And you deserve to be told if you hadn’t said it plainly to yourself yet, and I deserve to say it to someone who disappeared after sharing a whole fucking year with me.

 

Anuncios

Fluir

Solo respóndame esto: ¿Lo disfrutó? ¿No olvidó, al menos por una hora, la universidad, la casa, su mamá? Yo lo vi, usted estaba ahí -Yo gris por fuera, viva por dentro-. Todo el dinero que gastó, ni lo dudó por un segundo antes de hacerlo, ni se arrepintió por un segundo después de hacerlo. Y cuando yo no estaba, ¿Me tenía en algún lugar de su mente? ¿Alguna vez no pensó usted en que ambos somos medio iguales, algo introvertidos? ¿No pensó en sus límites, modelos preestablecidos, estándares? Yo sé que sí. ¿Fui yo alguna amenaza para romperlos? Tal vez sí. Tal vez si yo no hubiese estado tan “gris” por fuera, tal vez si no hubiese sido octubre el día en que usted vino y tal vez otras cosas, entonces yo hubiese recibido una llamada en enero o febrero, o quién sabe, la primera en tanto tiempo ahora en noviembre. ¿Lo asusté? ¿Demasiado joven para sus conceptos preestablecidos y expectativas de la vida? Usted me sonrió, lloró, desapareció. Si lo disfrutó, mire el libro, mire los papeles, mire las fotos, míreme y sonría. No hay ningún mal pensamiento, ningun resentimiento, ninguna amargura de parte de mi persona. Lo disfruté. Usted también. Déjelo ser.

Feeling

I don’t want to talk to you, not because I don’t want you. I want you, and miss you, and like watching you while you are asleep. I don’t because I feel fragile, and I have to learn to embrace insecurity, autonomy, change and movement. I don’t want to talk to you because I remember all those times where I was fully there next to you, and you weren’t. And you seem to miss me a lot, but not enjoy me that much when I’m with you. I don’t want to talk to you because of the memories, where I am there demanding attention, and… “Was I being needy?” Or it was just you who weren’t there. I don’t fucking want to talk to you because routine and lack of “moments” bore me out, and I am frustrated. And texting is so fucking useless now. I will be autonomous, confident, wise and positive, and won’t mind while you’re on the phone. So just fucking text me when you’re on your way of coming back here, not before that happens.

I belong to the “now”.

Of course I feel lonely. And the only reason why I hate Sundays a little bit more is just because of the silence. Everything’s so quite, everyone’s in their houses/rooms, being soundless, comfy, happy, boring or hating the silence as well… Oh, or they might be watching one of those shitty movies that should come with a “Don’t watch on Sundays” warning sign, which make you feel like shit during or afterwards. And as I have noticed, being with my boyfriend makes it a little less lonelier… But not that much. He is fine, I like him, I love him. But it doesn’t feel right. You know why?… Now I do know why. I have made him the center of my life, and thank God he didn’t react to that, and still doesn’t, the way I wanted to, the way I was expecting him to. Otherwise, I would’ve taken longer in realizing what a wrong thing to do is to make “someone” the center of your life, your only fucking friend, the only person that comes into your mind when making plans. So whether he would’ve been here or not, I would’ve felt the same, just with the fake hope that I have someone. But he’s so sick of it. He doesn’t find anything new nor fresh in me. And that’s so fucking true. I am excited to see him, or at least I was excited to see him all the fucking time. See him and share what? Share how fucking steady I am during the day, how unvarying is every fucking day. Regular isn’t good all the time, in fact, being regular is not good most of the time. I support him, love him, take care of him. And I don’t bring anything new to the table, not for me, not for us. So yes, I wanted him to go on that trip, just so I can see how I can get my shit straight. Start somehow, do something. Psychologist have written books, taught about it, and these new emotional public speakers seem to talk about it all the time, but we don’t need to understand how motivation works. We need to have it. We don’t need to think/analyze it that much.

So this is how it’s going to go from this second on: I made a list, I can do what’s on the list. I am confident, I stop seeing myself as someone inferior or not worthy in the work-related area. I’m not needy, I am capable. I can do what I feel like doing, what I think could be a nice plan. I’m not afraid of failure, in fact failure is going to happen. But my fear won’t contain me. I’m not overthinking what I’d like to say, I’m saying it. I am so fucking tired of doing and being and acting the same way I do every day. I don’t expect absolutely anything from my boyfriend, I’ll make plans anyway regardless of him. I will not look into the future with the hope of getting what I want. I am doing. My future is now, my present is now. There’s no more hoping, waiting, thinking. What -and who- I want to be and do is not something that belongs to the future, it belongs to right now.

With the arrogance and freedom of a “cowboy”

You deserve eating outside, buying that fancy watch and that comfy, high-quality shirt. That and more, even if you get a shitty salary. Your effort is worth it. It doesn’t fucking matter whether you work as a Janitor or a Doctor. Recepcionist, Watchman, Owner of a big company, Soccer Player, Teacher or just someone who does a little bit of everything, with no specific name. It doens’t fucking matter. You deserve all the good life has to offer, and you deserve more than just a pair of shoes. You deserve to be the cowboy and don’t ever think of apologizing for entering the room, for saying a word, for touching somebody’s arm “accidentally”.

Crying is sweet after all

“It” meant absolutely nothing. I figured these days… I came to realize there will be no replies after all. Because that “all” was and is still no-thing to you. And of course I’m hurt, I still think about it now but it doesn’t matter whether I do it or notBut I replied as soon as you texted that December afternoon, and told you exactly where I was! It doesn’t matter where I am or  where I am not. And I tried to act normally the last night you called, too afraid of being overly impatient, anxious and finally break down. And I did, I cried afterwards, still not exactly in front of you. I would’ve changed it, I would have done it differently just so I wouldn’t be so naive and wouldn’t let you get far. Because people like you shouldn’t be allowed to get far. I wouldn’t change it. I wouldn’t go back in time, because… without all the delightful feelings and the broken heart, how was I supposed to know what I know now?

Preciso

Nuestros ojos son marrón oscuro.

El color de nuestra piel casi idéntica.

Con rasgos sutiles en común, y otros bien marcados.

Tus genes, mis genes, nuestros genes.

Te amo, papá. Papi, papá, papi.

Amo parecerme a ti, amo entender cómo eres y por qué lo eres justo en la mitad de mis pensamientos.

Me gusta tu sencillez, tu tranquilidad, tu sensatez, tu proyección al mundo.

Me gustan los años que tienes y las ideas que se te ocurren.

Y me gustó que me cargaras el bolso de vez en cuando, al salir de la escuela, y corrieras conmigo al portón por la mañana antes de que cerrara. Me gustó que te ofrecieras a llevarme a lugares, y a inscribirme a cursos y a darles “un aventón” a mis amistades.

Y ahora, ahora me gusta mucho más el solo hecho de sentir que formo parte de ti y tú formas parte de mí. Y Gracias.

En paralelo

Déjame preguntarte por qué no prefieres el cabello largo, y sí corto

Si te da igual o te gusta tener la cara roja

También, por qué no me miras directamente a los ojos

Y por qué mantienes las uñas de las manos tan cortas

Déjame preguntarte por qué no hablar conmigo, que soy una extraña y a la vez te doy cierta sensación de paz

Y si de verdad es que actúas o es que te lo crees que no necesitas nada más

Déjame preguntarte si te has dado cuenta que tienes el corazón roto

Por eso eres tan frío a veces, selectivo con lo que compartes siempre.

¿Será bueno que me respondas?

Bueno para mí, digo.

Que vivo todo color rojo.

Aún así, ¿Por qué no sacarte la máscara, si yo sé que te transmito una sensación de que no va a pasar nada?

Naturalmente

Caramelos de menta azul, jirafa en miniatura, iniciales y un corazón, objetos rojos que se supone no se deben llevar, una sonrisa, un rostro, una llamada, unas lágrimas, son cosas que jamás se mencionarán, jamás se recordarán, jamás significaran algo ya, jamás tendrán lugar a algo. Es extraño. Sí, tú también eres un extraño. Y las fotos existentes, son unas que fácilmente se pueden borrar. La distancia, la brecha física, no tiene ningún valor, ni uno. Y si, por alguna razón, alguna vez te pienso, será por un reflejo, un instinto muy primitivo que aún no hemos podido evolucionar.

Cuando se llega a Buenos Aires I

Cuando se llega a Buenos Aires, se llega a un hostel. La adrenalina corre pero estás cansada, así que terminas durmiéndote en un cuarto, medio raro, nada cálido, con chicas extrañas.

Se conoce a un pelirrojo, que también es nuevo en la ciudad pero no en el país. Es agradable desde el principio, y no deja de mirarte. Se sale a lugares, con el cielo azul otoño, nos acostamos en el pasto verde, nos tomamos fotos, se las envío al chico número uno.

Cuando se llega a Argentina, también se conoce a un tipo estadounidense de 30 y algo de años, bastante diferente, y no se sabe si es en el buen sentido. Pero, llevada por el ímpetu de ir en contra de la corriente, de no discriminar lo que generalmente discrimina la gente, te juntas con él. Bienvenido. Vas a calles hollywoodenses y a la primera feria de libro. Siguiente paso: Enviarle fotos al chico número uno. También se le intenta enseñar español, y se trata de llevarla bien con él. Hasta que se vuelve medio acosador, paranoico, un bravucón.

Cuando se llega a Buenos Aires, también uno se encuentra con un peruano, alto, en un “barrio” relativamente lejano, donde no hay tanta arquitectura europea y gente “cheta”. Se está a la expectativa. Tour por el departamento, amante del sushi y… ¿un perro? ¿O eran dos? Te recibe con algún programa argentino muy famoso que jamás habías visto, es gracioso; él, mientras, cocina. Hay comida, demasiada comida. Así que naturalmente no puedo más. Se va a su habitación, una cama de dos, un par de cosas más y un televisor. “Relatos salvajes”: La película. Y todo bien, y tranquilo, aún es de día. Él es muy respetuoso y agradable, ¿Pero habrá otra salida?

Cuando se llega a Buenos Aires, está presente esta chica en la habitación -y otras más, claro está-, que parece que aún anda batallando con una leve depresión, pero siempre con rasgos de narcisista. Y todo iba bien… De hecho, ¿Podría ella convertirse en mi amiga? Hasta que ya no tienes “notebook”. Una mala decisión haberla dejado ahí, con esta chica que no hacía más que ir y venir. Y ahora… la discusión.

Cuando se llega a Buenos Aires, quedas en encontrarte con un chico de rulos negros y piel pálida, y de estatura muy alta. Vas con alguien sin avisarle con anticipación, es que no pasa nada. No pasa nada… ¿O sí? Se pone histérico. Y aunque usa anteojos, se le ve todo a través de los ojos. “Te cocino, nos relajamos, te enseño a bailar”. Ah, a esto le tiene una palabra acá: “Chamuyar”.

Pero, aún más importante, cuando se llega a Buenos Aires, justo en el día dos te encuentras con un chico de ojos castaños claros, muy vivos, muy llamativos, que te mira intensamente, que no deja de hablar de la ciudad, ni dar rápidos pasos, que tiene el cabello largo. Pero antes que eso, lo primero que se hace es recibirlo con un abrazo. ¿Nos conocíamos ya?… Los rulos le saltan al andar. Cuando se llega a Buenos Aires, se monta en el metro por primera vez, alguien te lleva en bici -bastante bien- por primera vez, se conoce la ciudad por primera vez, y se está fascinada tan solo al ver a alguien a los ojos, como sucede rara vez.